A José María Casado, subdirector de SKR Preparadores no le gusta llamar la atención. Se siente incómodo frente a la cámara e incluso se sonroja levemente cuando le mencionamos su participación en los vídeos que SKR cuelga en su recién estrenado canal de YouTube. Pero su mirada se transforma en cuanto se pone a hablar de un trabajo que le tiene atrapado, no solo por el tiempo que le dedica, sino por lo mucho que le estimula. Charlar con él es como hacerlo con un amigo cercano; infunde confianza y seguridad y casi logra convencernos para opositar…

La primera vez que le entrevistamos animaba a la gente a opositar y parece que le han hecho caso.

Sí, la verdad es que las solicitudes de información y matriculaciones que hemos tenido en las últimas semanas han superado todas las tendencias. Septiembre suele ser un mes muy propicio para comenzar a opositar, pero cuanto más chunga está la cosa más merece la pena emprender este camino y supongo que este año la situación tan anómala que estamos viviendo, con el mercado de trabajo seriamente afectado por la pandemia y un contexto de máxima incertidumbre, ha animado a más personas a buscar una salida en el empleo público.

¿Una salida fácil?

Para nada. Es una apuesta segura… si sale bien, pero hay que currárselo mucho, mucho para alcanzar ese objetivo. Por eso siempre invitamos a las personas que asisten a las sesiones informativas que convocamos cada semana a que se lo piensen muy bien, que investiguen, pregunten y comparen antes de tomar la decisión. No vale con meterse en este jardín solo porque el panorama está fatal. Si no estás convencido, y resuelto a darlo todo, no emprendas esta aventura.

«Con el mercado de trabajo seriamente afectado por la pandemia y un contexto de máxima incertidumbre, más personas buscan una salida en el empleo público»

¿El incremento de alumnos del que habla se debe a la ampliación de la oferta de estos últimos meses?

La mayoría de las altas se han producido en los cuerpos de CSACE y CGACE, donde llevamos ya más de veinte años trabajando, lo que revela que la experiencia y prestigio de SKR -y la fiabilidad que eso proyecta- juegan sin duda un papel importantísimo en esa vis atractiva. Pero esa ampliación de nuestra oferta formativa por supuesto retroalimenta a su vez esa tendencia.  Tenemos una buena progresión en los «equivalentes» a nivel autonómico de Madrid y Canarias y también en CSTASS y ETGOA. En breve vamos a lanzar también el cuerpo superior y el de gestión de Andalucía y un curso online autogestionable para el acceso al Cuerpo General Administrativo, un proyecto con el que estamos muy ilusionados porque vamos a llegar a mucha más gente. Y es nuestra resolución y nuestro compromiso -y en ello estamos trabajando intensamente ahora mismo- seguir ideando y diseñando nuevos formatos didácticos, más dinámicos, más accesibles, más abiertos y asequibles, y menos encorsetados.

Bueno, solo falta que me diga que van a abrir nuevas sedes…

Quizá no vayas tan desencaminada… (Risas). Ahora mismo, aunque estamos ubicados en Madrid y, a pequeña escala, en Tenerife, tenemos alumnos por toda España, incluso algunos en el extranjero, y ya preparamos el acceso a cuerpos autonómicos, así que lo de implantarnos en otras ciudades es un paso obligado…

¿Podemos adelantar algo?

Como primicia te cuento que en breve estaremos en Sevilla, pero aún no tenemos fecha de apertura. La idea es ofrecer allí preparación presencial y semipresencial, igual que en Madrid y Tenerife.

En realidad ahora mismo, con los confinamientos, restricciones de aforo, medidas de seguridad varias… dónde estemos ubicados es lo de menos, la preparación hoy en día es a través de videoconferencia casi al 100%, pero confiamos en volver a vernos las caras sin pantallas de por medio pronto y estamos aprovechando estos meses para estar a punto cuando llegue ese momento.

«Las oposiciones suelen ocupar un periodo relativamente largo en la vida de las personas y sostener el ánimo alto durante meses no es nada fácil»

Precisamente, esta es una de las pruebas de fuego que ha traído el COVID. ¿Cómo está siendo la experiencia online de los opositores?

Aquí hay que tener en cuenta diferentes aspectos. Por un lado, la incertidumbre del proceso selectivo en sí es enorme y a los alumnos les genera una gran inquietud no saber cómo va a afectar el tema del COVID al desarrollo de los trámites y de los exámenes, a las fechas, las sedes, etc. Si además le sumas que ya no comparten espacio físico con sus preparadores y sus compañeros, que han perdido ese contacto directo, pues es lógico que termine afectando a su estado emocional y a su rendimiento. Nosotros tratamos de adaptarnos a las nuevas circunstancias y orientar a los opositores según las informaciones que vamos conociendo al mismo tiempo que ellos. Por ejemplo, el curso intensivo de preparación al tercer examen de CGACE lo fuimos alargando hasta que por fin se celebró el pasado 3 de octubre.

Con respecto a la necesidad de hacer todas las clases y seminarios por videoconferencia, la verdad es que no nos ha supuesto ningún problema. La mitad de nuestros estudiantes ya seguían la preparación en este formato antes de la pandemia -como te decía, tenemos alumnos por toda España e incluso en el extranjero-, así que contábamos con el soporte técnico y el know how, escalarlo a la totalidad de los grupos no fue difícil. Nos daba un poco de miedo la acogida por parte de los alumnos, más en sentido psicológico, porque hay gente que necesita la cercanía y el calor que no te da una pantalla, pero la respuesta ha sido fantástica, como muestran las últimas encuestas de satisfacción que hemos realizado.

¿Ahora es cuando usted me cocina los datos estadísticos que le interesan?

¡Por supuesto! Estas son mis estadísticas. Si no le gustan… ¡tengo otras! (Risas). No, en serio, resulta muy tentador quedarse solo con los comentarios positivos… y se duerme mejor, todo sea dicho. Pero igual que en la vida aprendemos de los errores, nosotros progresamos y nos enriquecemos escuchando todas las opiniones y teniendo en cuenta las experiencias buenas, que, por fortuna, son la mayoría, y también las menos satisfactorias. De hecho, si SKR lleva más de 20 años siendo una academia de referencia, es precisamente porque jamás nos hemos permitido dormirnos en los laureles con la autocomplacencia.

De todas formas, no hace falta que te fíes de mi palabra, puedes consultar los datos en el resumen ejecutivo.

El nivel de satisfacción es bastante elevado, lo reconozco. ¿Cómo consiguen ese engagement con los alumnos?

Lo primero y fundamental es la calidad de la preparación. El increíblemente comprometido, empático y técnicamente solvente equipo de preparadores que tenemos. Sin ellos SKR no sería SKR. Pero sin duda eso ha de complementarse con la calidad de los materiales, la metodología de las clases, los seminarios, talleres… Todo es parte imprescindible de un conjunto que funciona como un engranaje en el que cada pieza y cada persona implicada aspira a la perfección. Puede sonar pretencioso e impostado, pero es así: No entendemos otra forma de trabajar.

«Los preparadores son todos y cada uno de ellos como Spidermen del coaching: con una sensibilidad y empatía híperdesarrolladas»

Y luego, esta base, digamos, más académica, la complementamos con un acompañamiento emocional que consideramos también muy importante, sobre todo teniendo en cuenta que las oposiciones suelen ocupar un periodo relativamente largo en la vida de las personas y sostener el ánimo alto durante meses no es nada fácil. Para ello realizamos talleres de relajación, mindfulness, nutrición, tenemos un club de lectura, el Books&Wine, ahora en stand by por la pandemia, y actividades colectivas -sociales y deportivas- de este tipo, más friendly.

Pero sobre todo, insisito, en el aspecto psicológico, apostamos por un equipo humano, desde la Secretaría hasta el claustro de profesores, comprometido con los valores de SKR y con el éxito de los estudiantes. Les escuchamos, acompañamos, sufrimos con ellos, nos adaptamos a sus necesidades… La mayoría de nuestros preparadores son exalumnos, con una media de edad de 35-40 años, así que, por un lado, conocen de primera mano todo por lo que están pasando los actuales alumnos y, por otro, aplican la filosofía SKR con una eficiencia brutal. Como yo digo, son todos y cada uno de ellos como «Spidermen del coaching«: con una sensibilidad y empatía híperdesarrolladas.

La pequeña gran familia SKR…

No quería sonar tan cursi, pero así nos gusta verlo, sí.

¿Es ese tono amigable el que quieren mostrar en las redes sociales y otros canales más desenfadados?

Exacto, hasta hace unos meses no nos habíamos planteado la necesidad de estar presentes en plataformas que a priori no parecen nuestro medio, es una apuesta reciente e ilusionante que nos abre nuevas perspectivas. Estoy convencido de que las redes sociales y el canal de YouTube nos acercan aún más a nuestros alumnos y nos ayudan a tomar el pulso de la realidad en la que viven.

Le veo espíritu de influencer

Siguiente asalto: Instagram. Pero qué digo Instagram… ¡Tik Tok! ¡Si soy un zagalín! (Risas)