MARÍA DEL MAR BARBERO

2020 ha sido, sin duda, un año diferente, raro y difícil. Muy difícil. Pensemos que ya únicamente nos falta pasar la Navidad para superarlo, lo cual debe alentarnos. Opino que, si algo nos ha enseñado el año 2020 es que la felicidad que parecían deparar los nuevos «años 20» comenzaría siendo aún más paradójica que la que retrató Lipovetsky.

Con el afán de acercarse a analizar esta la nueva realidad, azotada por una enfermedad global, Antonio Garrigues presenta su obra Sobrevivir para contarla: una mirada personal a la pandemia y al mundo que nos rodea (Deusto, 2020); una propuesta interesante pues el jurista, que padeció la infección de la COVID-19, presta atención en su libro, no sólo a la pandemia, sino también al estado del cambio climático, la democracia, la geopolítica y la sociedad.

En suma, se trata de una obra transversal que analiza las esperanzas y miedos que marcan el camino hacia una nueva época de cambios: la actualidad.

Garrigues recupera su idea de la incertidumbre (epicentro de su manual de 2019), pero para ahondar en dicha sensación de fragilidad pues entiende que, lejos de atenuarse, se ha instaurado a lo largo de este año que termina, al contar con «un terreno abonado al desánimo, porque la recuperación de la Gran Recesión de 2008 no terminaba de vivirse como una vuelta de las viejas certezas, que iban más allá de lo económico».

Una incertidumbre con la que hay que aprender a vivir que, además, se entrecruza de nuevas medidas compartidas por los socios europeos que generan a su vez nuevos (o tal vez viejos) debates en el seno Liberalismo, en un contexto de hartazgo social y polarización política. Es importante destacar, si bien es de sobra conocido, que Garrigues es un liberal español destacado que, incluso, en el año 1982 creó y presidió el Partido Demócrata Liberal (PDL).

Sin embargo, si con dichas decisiones de confinamiento o suspensión temporal y tasada de derechos y libertades Bentham considerara que se han conseguido más bien que mal, ¿no sería un debate más racional que moral?

«El único propósito por el cual el poder puede ejercerse legítimamente sobre cualquier miembro de una comunidad civilizada, contra su voluntad, es para prevenir un daño a los demás» (John Stuart Mill)

Por otro lado, si tras la lectura del capítulo segundo del libro antes recomendado (sin spoiler) deseáis volver a la historia no terminada «como hasta el propio Francis Fukuyama recalca tras su primer entusiasmo post-Guerra Fría« (Garrigues, 2020); os sugiero acercaros a Una mirada crítica al siglo XX, de Daniel Bensaïd (Sylone, 2020).

Se trata de una interesante recopilación de doce fragmentos radiofónicos que radiografían el pasado más reciente de nuestra sociedad desde la indignación inherente a la obra del marxista francés, partidario de analizar el siglo XX a través de la sociología, y no solo de los discursos ideológicos.

Por todo ello, la obra recomendada ofrece un análisis del corto siglo XX, definido así por Hobsbawn, alejado del discurso conformista de una concatenación de sucesos inevitables, pues Bensaïd rechaza de plano dicha visión en favor de la idea de que la historia está hecha de bifurcaciones.

«Algunos piensan que el breve siglo XX, desde la guerra de 1914 y la revolución de 1917 a la caída del Muro de Berlín, ha sido un paréntesis tra el que la historia vuelve a la norma, si es que existe una norma histórica, que esa es otra cuestión. (…). Pero yo no creo que sea así. Entramos en una nueva etapa, pero esta nueva etapa, usando una expresión que me gusta, vuelve a comenzar siempre por la mita, nunca se vuelve a empezar desde cero.»

Y esperando haber conseguido lo pretendido en estas líneas, animar a la lectura de algunos de los hechos más recientes de nuestra historia desde las líneas de dos autores diferentes pero que se «anclan» el uno al otro; os deseo unas felices fiestas y, con más énfasis si cabe, un próspero año nuevo.

 

María del Mar Barbero es Administradora Civil del Estado y preparadora del mismo cuerpo en SKR. Actualmente trabaja como Directora del Gabinete Técnico del Secretario General para la Innovación y Calidad del Servicio Público de Justicia  del Ministerio de Justicia.