Es el compromiso que pide Luis Cerdán, subsecretario de Universidades, y así lo manifestó en el marco del Talks & Wine organizado por la Escuela de Gobierno y Transformación Pública SKR/UAX. En esta sesión y junto a Enrique Cortés, director de la escuela, Cerdán desgranó los entresijos de una educación en España que reclama reformas profundas y consenso. Algunas de ellas se están debatiendo esta semana en el Congreso de los Diputados.

«El Estado debe garantizar la educación, es un derecho fundamental, pero también un deber. La educación es obligatoria e irrenunciable, y debe ser uno de los principales objetivos de las Administraciones Públicas. Además, el gasto en educación es rentable no solo desde el punto de vista social, sino desde un punto de vista económico. Por ser un pilar del Bienestar, el Estado debe proveerlo», recuerda Luis Cerdán mientras alude a éxitos que han marcado el progreso de nuestro país como la universalización de la educación, la reducción de la tasa de abandono escolar o que España es el primer destino Erasmus.

Pero Luis Cerdán también habla claro de las reformas pendientes. La principal la inversión y el reparto de esta inversión en educación. «Hay que incrementar el gasto público porque estamos por debajo de la media. Además, hay sistemas educativos en que el profesor de primaria es el mejor pagado de todo el sistema. En España, conforme avanza el sistema educativo en sus diferentes niveles, el gasto en educación es mayor. Quizá debería invertirse mayores cuantías en la educación infantil y primaria. Y a nivel global, no podemos olvidar dotaciones y ayudas como los programas de becas», señala.

Aprender del maestro

«¿Y dónde queda la figura del profesor en todo este sistema?» pregunta Enrique Cortés, director de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública SKR. Albert Camus, le dedicó el Premio Nobel de Literatura a su profesor. Camus perdió a su padre en la I Guerra Mundial, su madre era analfabeta y casi sordomuda y para él sin su profesor, «sin la mano afectuosa que tendió al pobre niñito que era yo, sin su enseñanza y ejemplo, no hubiese sucedido nada de esto«.

«Esa figura colaborativa del profesor como alguien que te acompaña en tu proceso educativo y no solo que te transmite conocimientos, parece que se está perdiendo en España» le recuerda Cortés. A lo que Cerdán le contesta que «antiguamente era una figura inspiradora, en la que alguien se miraba y al que quería parecerse. Hay que poner el foco en las primeras etapas educativas, reducir el abandono escolar por debajo del 10%, formar al profesorado y mejorar sus condiciones».

Pero la formación del profesorado para el Subsecretario de Universidades debe extenderse a todas las etapas del proceso educativo. «Hay que motivar y formar a los profesores. Adaptar sus habilidades al mundo actual es totalmente necesario. También facilitar el acceso a jóvenes profesores e investigadores que refresquen el sistema. Los profesores tienen que adaptarse a las nuevas necesidades formativas y fortalecer su figura», reitera Luis Cerdán.

Cerdán también alude a su papel en la mejora de la calidad educativa «hay muchos profesores que están frustrados porque no tienen tiempo de mejorar la calidad de las clases. Y, por otro lado, también tienen que atender a las necesidades diferentes de cada alumno. Hay que ayudarles a que puedan hacerlo porque cuando tienes 40 alumnos o más en clase, es muy difícil».

La clave para él es entender que «hay un elemento de estandarización de conocimientos, pero hay que ver qué se necesita individualmente en cada una de las etapas de la educación».

¿Qué se necesita en la universidad?

«La Universidad es un universo que debe reformarse y darse cuenta de que la medición que hacen de los alumnos en el acceso está directamente relacionada con su empleabilidad. No se trata de quitar las Humanidades, sino de no introducir su utilidad en el mercado laboral», señala Luis Cerdán.

Para él los retos a abordar en esta etapa formativa son múltiples. El primero, la internacionalización que señala «es una de las apuestas de su Ministerio». El segundo, la innovación en las carreras universitarias porque «hay profesiones que ya no van a existir ni a ser iguales en el futuro y la implantación de itinerarios curriculares abiertos debe explorarse». La tercera, «oxigenar la universidad» dar entrada a gente joven preparada y con nuevas ideas. La cuarta, adaptarse al impacto del COVID-19. «La universidad española ha hecho un trabajo titánico para adaptarse a la realidad de la formación online y a partir de ahora, vamos a ver cada vez más los sistemas mixtos en la universidad española», revela el Subsecretario de Universidades. El quinto reto, que el sistema universitario ofrezca amplias posibilidades de educación y formación para toda la vida. «Hablamos de la universidad que no solo educa, sino que tiene un papel de formación continua de profesionales y las posibilidades que ofrece el mundo virtual en esto, son infinitas», apunta.

Pero para Cerdán otro pilar importante de la educación a partir de ahora será la Formación Profesional. «Es un sistema esencial en la sociedad. En comparación con otros países, el número de titulados medios en España está por debajo de la media, provocando una situación de sobrecualificación y desajustes con las necesidades laborales y profesionales. Para aumentar el nivel de empleabilidad y el desarrollo de nuestros jóvenes debemos establecer puentes con la formación profesional. Hay que hacerla más atractiva, desestigmatizarla, flexibilizarla y favorecer su vínculo con el sector privado», advierte.

El consenso en educación es posible

«Pero para poder hacer todo esto, es necesario un Pacto de Estado en Educación, un consenso que en España brilla por su ausencia….», insiste Enrique Cortés.

El subsecretario de Universidades responde: «En educación hemos tenido cierta incontinencia legislativa y una legislación motorizada que ha podido poner en riesgo la seguridad jurídica. Se apela al pacto por la educación, pero aún no lo hemos conseguido. Lo primero por la polarización política. Alcanzar consenso es más visto como una debilidad que como una fortaleza. Pero en realidad, tengo la impresión de que, en cuanto al fondo, habría más posibilidades de alcanzar un pacto, de lo que parece desde un punto de vista formal». Esperemos que lo consigan.

 

Foto: https://www.freepik.es/fotos/escuela creado por jcomp