PEDRO MEDINA ASENSIO

El siglo XXI está siendo un período caracterizado por las crisis y la incertidumbre. Podemos decir que el milenio comenzó ya con esta idea de crisis con el tan temido efecto 2000. Posteriormente, hemos asistido al atentado a las Torres Gemelas y a la crisis financiera de 2008 y la crisis económica y sanitaria motivada por la pandemia del COVID-19. A todo ello, debemos sumarle el escenario de cambio climático y las profundas consecuencias que para la economía y el modelo productivo acarrea este escenario.

En esta situación, en los últimos años se venía dando la sensación de que la Unión Europea no había estado a la altura de las circunstancias durante la crisis financiera de 2008 y que ciertas recetas y políticas de austeridad que se habían venido aplicando en la zona euro, pudieron haber agravado la situación que venían sufriendo algunos Estados miembros.

Así las cosas, surge la crisis del COIVD 19, en marzo de 2020, a la que la UE se ha enfrentado tratando de dar una respuesta diferente, más decidida, rápida y de carácter mucho más intervencionista.

Paso 1: Medidas de respuesta temprana

Tres son las grandes respuestas que ha dado la UE por el momento. En primer lugar, durante la aparición de la pandemia, la UE diseñó una serie de medidas para dar una respuesta temprana y rápida. En esta primera categoría debemos destacar instrumentos tales como:

a) Suspensión del Pacto de Estabilidad y Crecimiento con la activación de la cláusula de escape general (24 de marzo de 2020) hasta el 31 de diciembre de 2022.

b) Adopción de la Iniciativa de Inversión en respuesta al Coronavirus (CRII) y su sucesor el CRII+. Con estas iniciativas se permitía que la parte de los Fondos de cohesión que no hubiera sido gastada por el Estado miembro en cuestión, pudiera ser destinada al refuerzo de sus sistemas de asistencia sanitaria, apoyo a las PYMES y los programas de empleo a corto plazo. España percibió 4.145 millones de euros (M€), gracias a estas iniciativas.

c) Flexibilización de la política comunitaria de ayudas de Estado, con la aprobación de un Marco Temporal de Ayudas, vigente hasta el 31 de diciembre de 2021, en el que se va a permitir que los Estados miembros puedan otorgar, dentro de unas condiciones y requisitos, ayudas a las empresas y que estas ayudas sean autorizadas de forma rápida, en seis semanas, por parte de la Comisión Europea si cumplen con las condiciones definidas en dicho Marco Temporal comunitario.

d) Adopción de tres importantes redes de seguridad, para los trabajadores, las empresas y los Estados miembros. En primer lugar, la aprobación de la Iniciativa SURE, consistente en préstamos en condiciones favorables de la UE a los Estados miembros que soliciten ayuda antes del 31 de diciembre de 2022. Para financiar este programa, la Comisión toma en préstamo fondos en los mercados financieros, que prestará (en las mismas condiciones favorables) a los Estados miembros afectados. El Estado miembro en cuestión que solicite ayuda financiera debe aportar pruebas del aumento repentino y grave de los gastos reales y de los previstos para partidas de sistemas de protección del empleo. El importe y las condiciones del préstamo (vencimiento, plazos, periodo de disponibilidad) será aprobado por el Consejo, a propuesta de la Comisión. Para España, esto ha supuesto percibir un máximo de 20.000 M€ con los que ha podido afrontar el pago de los ERTES.

Una segunda red de seguridad, en esta ocasión para las empresas, ha supuesto el Fondo Paneuropeo de Garantías del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Se han puesto a disposición 25.000 M€ en garantías que tienen como objetivo movilizar hasta 200.000 M€ para la economía europea. Estos 25.000 M€ se financian a través de una contribución de los EEMM y del presupuesto de la UE.

Una tercera red de seguridad, dirigida a los Estados miembros, se ha activado con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que pone a disposición de los Estados miembros 240.00 millones de euros para afrontar los gastos médicos que deban soportar. Se trata de créditos que se otorgan sin condiciones, si los fondos se destinan a gastos sanitarios relacionados con la pandemia. Para España suponen 24.900 M€.

e) Otras actuaciones, bien a través del Banco Central Europeo con su programa de compras de emergencia, bien con la financiación proporcionada por el Fondo de Solidaridad de la UE (800 M€ para ayudar a los Estados miembros en la prevención, el seguimiento o el control de la propagación de la enfermedad, la lucha contra los riesgos graves para la salud pública o la mitigación del impacto de la pandemia o bien a través del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas, desbloqueándose 1.000 M€ para incentivar a los bancos y otros prestamistas a proporcionar liquidez a PYMES y pequeñas empresas de mediana capitalización afectadas por el impacto económico de la pandemia.

Fuente: Comisión Europea

Paso 2: Fondos y programas transversales

Sin embargo, ésta no ha sido la única respuesta europea a la crisis. En segundo lugar, se ha aprobado, por medio del Reglamento (UE, EURATOM) 2020/2093 del Consejo, de 17 de diciembre de 2020, por el que se establece el marco financiero plurianual para el período 2021-2027, un nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP) para el período 2021-2027. Como es sabido, el MFP se define en el artículo 312 del TFUE que nos dice que tendrá por objeto «garantizar la evolución ordenada de los gastos de la Unión dentro del límite de sus recursos propios».

Igualmente nos señala el TFUE que el MFP «se establecerá para un período mínimo de 5 años», aunque en la práctica se viene aprobando para períodos de 7 años y que «el presupuesto anual de la Unión respetará el marco financiero plurianual».

El nuevo MFP viene a continuar el establecido para el periodo 2014-2020 y era necesaria su aprobación con anterioridad al 31 de diciembre de 2020, de forma que la Unión pudiera dotarse de un presupuesto para el año 2021 y siguientes.  Hasta la fecha ha habido seis marcos MFPs, incluido el MFP 2021-2027. Se prevé un presupuesto a largo plazo de 1,0743 billones de euros para la EU-27 a precios de 2018, abarcando siete ámbitos de gasto y proporcionando la financiación de casi cuarenta programas de gasto de la UE en los próximos siete años.

Marco financiero plurianual (UE-27) (en millones EUR, a precios de 2018)
Créditos de compromiso 2021 2022 2023 2024 2025 2026 2027 Total MFP
1. Mercado único, innovación y economía digital 19.712 19.666 19.133 18.633 18.518 18.646 18.473 132.781
2. Cohesión, resiliencia y valores 49.741 51.101 52.194 53.954 55.182 56.787 58.809 377.768
2a. Cohesión económica, social y territorial 45.411 45.951 46.493 47.130 47.770 48.414 49.066 330.235
2b. Resiliencia y valores 4.330 5.150 5.701 6.824 7.412 8.373 9.743 47.533
3. Recursos naturales y medio ambiente 55.242 52.214 51.489 50.617 49.719 48.932 48.161 356.374
de los cuales: gastos en concepto de ayudas relacionadas con el mercado y pagos directos 38.564 38.115 37.604 36.983 36.373 35.772 35.183 258.594
4. Migración y gestión de las fronteras 2.324 2.811 3.164 3.282 3.672 3.682 3.736 22.671
5. Seguridad y defensa 1.700 1.725 1.737 1.754 1.928 2.078 2.263 13.185
6. Vecindad y resto del mundo 15.309 15.522 14.789 14.056 13.323 12.592 12.828 98.419
7. Administración pública europea 10.021 10.215 10.342 10.454 10.554 10.673 10.843 73.102
de los cuales: gastos administrativos de las instituciones 7.742 7.878 7.945 7.997 8.025 8.077 8.188 55.852
TOTAL CRÉDITOS DE COMPROMISO 154.049 153.254 152.848 152.750 152.896 153.390 155.113 1.074.300
TOTAL CRÉDITOS DE PAGO 156.557 154.822 149.936 149.936 149.936 149.936 149.936 1.061.058
Fuente: Parlamento Europeo

Además de los programas y fondos comunitarios ya tradicionales, se prevé la aprobación de otros nuevos instrumentos. En este sentido, con el fin de prestar apoyo a la transición digital, se establece un nuevo programa de financiación, Europa Digital, destinado a fomentar la implantación a gran escala y la asimilación de tecnologías digitales clave, como las aplicaciones de inteligencia artificial y las herramientas más avanzadas de ciberseguridad. El capítulo digital del Mecanismo «Conectar Europa» también recibirá una inyección significativa de financiación.

El nuevo Programa «La UE por la Salud» proporcionará una base sólida para la actuación de la UE en el ámbito de la salud, teniendo en cuenta lo aprendido durante la pandemia de COVID-19.

En el ámbito de la investigación y la innovación, el programa «Horizonte Europa» se beneficiará de un importante incremento una vez se disponga de financiación con cargo al instrumento de recuperación de la UE.

El apoyo a la migración y la gestión de las fronteras también se ha reforzado considerablemente, en particular para sufragar hasta 10 000 guardias de fronteras que estarán a disposición de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas de aquí a 2027. En el ámbito de la seguridad y la defensa, se creará un nuevo Fondo Europeo de Defensa para promover la competitividad, la eficacia y la capacidad de innovación de la base industrial y tecnológica de la defensa de la UE.

También se reforzarán los programas para jóvenes, como Erasmus+ y el Cuerpo Europeo de Solidaridad; se espera que el programa Erasmus+ triplique el número de participantes durante el periodo de aplicación del nuevo marco financiero plurianual.

Para apoyar a las regiones con elevadas emisiones de carbono más vulnerables en su transición hacia una economía climáticamente neutra, se ha creado un nuevo Fondo de Transición Justa, que recibirá financiación tanto con cargo al próximo presupuesto a largo plazo como al instrumento de recuperación de la UE.

Paso 3: Next Generation

Por último, en tercer lugar, la UE se ha dotado del Programa Next Generation, de 750.000 M€, con el que afrontar la recuperación de los Estados miembros. Un asunto que analizaremos con detalle en un próximo artículo.

 

Pedro Medina Asensio es padre de dos hijos y Administrador Civil del Estado. Cuando comprendió que su cuerpo no era el de un jugador de baloncesto profesional, orientó su carrera hacia un claro perfil internacional. Acumula más de 10 años de experiencia en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, cuatro de ellos en la Embajada de España en Reino Unido, y actualmente ocupa el puesto de Subdirector General de Relaciones Internacionales y Cooperación en MINCOTUR. Siempre le atrajeron los perdedores en la Historia, por eso es del Rayo y un firme europeísta. Disfruta del cine, la ópera, caminar, un buen vino, leer sobre Historia o sobre lo que sea.

 

Artículos relacionados:

El artificio de los Fondos Europeos: un logro en política, una trampa en la gestión
«El COVID generará anticuerpos frente a los antiguos debates que por fin vamos a superar»
Is it tomorrow yet? Las paradojas de una pandemia que cuestiona los fundamentos del proyecto europeo
Las políticas públicas de empleo post COVID
Estado de bienestar y COVID-19: en contra del borrón y cuenta nueva

 

Nuestra página web usa cookies que recolectan información sobre los usuarios visitantes que ayudan a mejorar nuestra página web, analizando, mostrando contenido de redes socailes y publicidad relevante. Por favor mira nuestra página cookies para recibir más detalles o clicka en el botón aceptar.

Ajustes de Cookies

Abajo puedes seleccionar que tipo de cookies prefieres permitir en esta página web, clicka en salvar los ajustes para aplicar tu selección.

FuncionalNuestra página web usa cookies funcionales. Estas cookies son necesarias para permitir el correcto uso de nuestra página web.

AnalíticasNuestra web usa cookies analíticas para poder analizar nuestra página web y optimizarla para una mejor usabilidad.

Redes SocialesNuestra página web utiliza cookies de redes sociales para mostrar contenido de las mismas, estas cookies pueden rastrear datos personales del usuario.

PublicidadNuestra página web recoge cookies de publicidad para poder mostrar publicidad de terceros basados en tus intereses, Estas cookies pueden rastrear datos personales del usuario.

OtrasNuestra página web usa cookies de terceros que no son analíticas, redes sociales o publicidad.