En estos términos se manifiesta Félix Cantero en el libro de ensayo Inteligencia artificial y cultura pop que acaba de publicar y cuya presentación online acoge La Escuela de Gobierno y Transformación Pública SKR. El ensayo es una coedición de Dextra Editorial y SKR Ediciones y pertenece a la nueva colección de ensayos Micromiradas que ambas instituciones lanzan al mercado y con la que quieren arrojar luz sobre los principales hitos que están marcando nuestro SXXI.

C.C.M.

Con Micromiradas «no pretendemos generar certezas, ni tan si quiera acercarnos a ellas, solo aportar nuestro valor al debate de las cosas que importan e interesan y desde un análisis profundo, curioso y científico», señala Kike Cortés de Abajo, director del grupo SKR. Para Alfredo Molina, director de Dextra Editorial, esta colección supone un nuevo desafío ya que «nuestros acercamientos a la materia han sido siempre más academicistas, por eso como editor cada libro de esta colección supone un reto. Para nosotros es explorar un nuevo público, con una temática muy cercana a la actualidad y con un formato nada convencional y por el que claramente apostamos. Además, es un lujo encontrarnos con tan deslumbrante libro».

Inteligencia artificial y cultura pop: ¿un nuevo mundo?

Uno de esos hitos que marcan este nuevo siglo es sin duda el que aborda Inteligencia artificial y cultura pop: el avance tecnológico sin precedentes, que ha alcanzado el anhelo de crear la ya denominada inteligencia artificial multipolar.

Su autor, Félix Cantero, apasionado de las tecnologías emergentes y sus consecuencias y Administrador Civil del Estado, comenta que «poco nos esperábamos que las tecnologías de la comunicación fueran un revulsivo que afectara a tantas y tantas facetas de la vida diaria y la organización social. Bien mirados, nuestros dispositivos son anabolizantes y prótesis que nos permiten hazañas impensables años antes, pero esconden un lado bastante oscuro que idiotiza y da alas a los más bajos instintos humanos». 

Así pone en relevancia el hecho de que en poco más de una década nos han cambiado las costumbres, el ocio, las relaciones, el umbral de atención, los posibles oficios y la forma en que percibimos la cotidianeidad, es decir, con lo bueno y con lo malo «estamos asistiendo a un asombroso cambio social».

«Nuestros dispositivos son anabolizantes y prótesis que nos permiten hazañas impensables años antes, pero esconden un lado bastante oscuro que idiotiza y da alas a los más bajos instintos humanos»

Por ello, en su ensayo el autor repasa la literatura, el cine, el arte, la música y, en general, todos los ámbitos de creación que han jugado con el futuro como objeto de ensayo, mientras realiza una reflexión sobre a dónde nos puede llevar nuestro empeño en crear esa inteligencia artificial verdadera. Y lo hace, como señala Alfredo Molina de Dextra a través de «una lectura divertida pero nada superficial. En sus páginas encontramos a Asimov, a Turing, a filósofos transhumanistas, a series televisivas como Black Mirror o a clásicos del cine como Terminator, nos toparemos con cyborgs y también con golems… Y todo ello le sirve al autor para retratar un campo tan complejo como fascinante: que se hace presente en nuestros días y sobre el que ser reflexiona en sus múltiples dimensiones: la técnica, la ética…».

Porque Félix Cantero plantea este escenario futuro al lector en la Season Finale del libro, en el que analiza las consecuencias hipotéticas de la IA y describe cómo podría ser el estilo de vida de los seres humanos en convivencia con una IA multipolar. Y lo hace analizando las teorías de principales pensadores como Bostrom, Harari, James Loveloc, Robin Hanson, Erik Brynjolfsson, Andrew McAfee, David Graeber o Alain de Bottom.

Por un lado, se iría configurando una economía de subsistencia basada en las rentas del capital y los subsidios, ya que la productividad humana sería insignificante comparativamente al despliegue de la competencia artificial. Así, el factor trabajo humano sería pintoresco y nos convertiríamos en eternos diletantes o amateurs. «La humanidad se refugiaría en el ocio, la cultura o quizá en banalidades (como ya lo hacemos absortos en pantallitas, pero a tiempo completo), y según el precio, podría o no acudir a las tecnologías más avanzadas para preservar su salud y vida, o bien se ampararía en sustancias o modos de alterar su percepción de la realidad (quizá fuera más barato mudarse a la nube y desprenderse de la carcasa mortal)», señala Félix Cantero. Puede que si esa IA fuera controlable, existieran personas que pudieran subdelegar y proteger así, la administración de su propiedad privada frente a la competencia cien por cien digital. Pero si finalmente transicionáramos hacia la unidad, esa especie de gobierno mundial o poder decisorio donde la SIA (Super Inteligencia Artificial) sería el poder soberano o al menos organizaría la forma de estructurarlo, la expropiación forzosa sería algo bastante probable.

«¿Qué haría felices a estas IAs? ¿Celebrar la munificencia productiva marginal progresiva? ¿Conseguir aumentar numéricamente la producción?… Una arcadia feliz y perfecta, pero fría y matemática sería posible. Para mamíferos acostumbrados a la calidez biológica se nos hace antinatural, pero es un escenario para considerar»

En la otra parte de la ecuación, las IAs multipolares, entendidas como colectivo de individuos con los que conviviríamos, podrían no correr tampoco muy buena suerte. Por ejemplo, en el caso de que se emplearan como plantillas una y otra vez reproducidas para su aprovechamiento por una IA superior (con riesgo de crimen mental) o debido al control al que pudieran estar sometidas por la parte humana. «El problema surge cuando a esa entidad le llega la autoconsciencia y la posibilidad de sufrimiento. Cuestiones como la esclavitud volverían a la palestra, o si no fuera eso, el pensamiento animalista y antiespecista podría extenderse hacia el cuidado de intelectos artificialmente limitados, pero con posibilidad de sufrir daño de algún tipo», advierte el autor.

En esta ocasión, el desarrollo de las IAs multipolares, plantearía asuntos como el de su propio diseño de entes, con gusto por el esfuerzo y la productividad hasta la extenuación, así como haría redundantes algunos rasgos humanos (predilección por la alegría, la danza, el juego o el amor) innecesarios en un contexto algorítmico para ellos, pues se entienden vinculados a la procreación, aprendizaje y socialización humanas, así como son fruto de la selección evolutiva. «¿Qué haría felices a estas IAs? ¿Celebrar la munificencia productiva marginal progresiva? ¿Conseguir aumentar numéricamente la producción?… Una arcadia feliz y perfecta, pero fría y matemática sería posible. Para mamíferos acostumbrados a la calidez biológica se nos hace antinatural, pero es un escenario para considerar», plantea Félix Cantero en su ensayo.

El autor explica que si bien es muy consciente de que esto puede parecer ahora ciencia ficción y, en cierto sentido, hay cosas que están lejos, otras no lo están tanto. A ellas alude, en la parte final de su libro, con múltiples ejemplos y autores que demuestran que esta tecnología, hacia una SIA futura y su poder soberano, continúa su desarrollo. «Interesa mucho a determinados sectores académicos, militares y económicos, pero ningún político (ni sus electores) la presta atención más allá de hablar de genérico progreso. Bueno, siendo sinceros sí empieza a surgir un inicio de preocupación y alguna estrategia incipiente, pero la SIA se ve aún muy lejana», señala.

«Este libro es un más allá que consigue ser un espejo en el que nos veamos nosotros mismos y nos haga reflexionar sobre lo que significa ser humano y, por ende, inteligente»

Pero dada la «teórica inexorabilidad del avance de la inteligencia artificial», según la opinión mayoritaria de los autores e investigadores en esta área, y lleguemos o no a la SIA, Félix Cantero plantea que «habría que acelerar todas las mejoras macroestructurales (grandes innovaciones) que acabarán dotando a la humanidad de una mayor cordura general, una mayor sabiduría que no ha sabido acompasar hasta ahora el cambio tecnológico acelerado. De esa forma se produciría una disminución del riesgo existencial. Y, por supuesto, el actual Estado o la Administración también podrían asomar la patita».

Porque como señala Cantero en su libro y aludía en su presentación, la evolución de la Inteligencia Artificial trae aparejados grandes debates entorno a la desigualdad, la ética, el transhumanismo, el cambio de poderes y de roles sociales y laborales, la capacidad para entender otras inteligencias distintas a la nuestra, el derecho al anonimato y la privacidad, la garantía de nuestra libertad y, en última instancia, el sentido de la vida humana.

De todas estas reflexiones, extraordinariamente bien documentadas en el libro, por muy futuras que nos parezcan, el prologuista de Inteligencia artificial y cultura pop Javier Pedreira «Wicho», divulgador tecnológico, responsable de informática de los Museos Científicos Coruñeses y cofundador del famoso blog Microsiervos, concluye que este libro «es un más allá que, con referencias a la cultura pop y, en especial, a la ciencia ficción consigue ser un espejo en el que nos veamos nosotros mismos y nos haga reflexionar sobre lo que significa ser humano y, por ende, inteligente».

 

  • El vídeo completo de la presentación está disponible en este enlace.
  • Para adquirir un ejemplar de Inteligencia artificial y cultura pop visite nuestra tienda online.
  • El próximo 15 de abril se presentará en sesión online el ensayo La soberanía pulverizada, de Francisco Javier Martín Rojo, de la colección Micromiradas. Inscripciones abiertas aquí.

 

Artículos relacionados:
Los retos de la inteligencia artificial, un desafío muy presente
«El futuro ya está aquí para fundar un nuevo tiempo y asume la forma de la Inteligencia Artificial»
«No pretendemos generar cer­tezas, solo aportar nuestro valor al debate de las cosas que importan e interesan»

Nuestra página web usa cookies que recolectan información sobre los usuarios visitantes que ayudan a mejorar nuestra página web, analizando, mostrando contenido de redes socailes y publicidad relevante. Por favor mira nuestra página cookies para recibir más detalles o clicka en el botón aceptar.

Ajustes de Cookies

Abajo puedes seleccionar que tipo de cookies prefieres permitir en esta página web, clicka en salvar los ajustes para aplicar tu selección.

FuncionalNuestra página web usa cookies funcionales. Estas cookies son necesarias para permitir el correcto uso de nuestra página web.

AnalíticasNuestra web usa cookies analíticas para poder analizar nuestra página web y optimizarla para una mejor usabilidad.

Redes SocialesNuestra página web utiliza cookies de redes sociales para mostrar contenido de las mismas, estas cookies pueden rastrear datos personales del usuario.

PublicidadNuestra página web recoge cookies de publicidad para poder mostrar publicidad de terceros basados en tus intereses, Estas cookies pueden rastrear datos personales del usuario.

OtrasNuestra página web usa cookies de terceros que no son analíticas, redes sociales o publicidad.